El regalo en la pesadilla.

El regalo en la pesadilla

Sueño: 3 de octubre de 2020

 

Estoy en casa con Espe Amezua. Estamos en mi habitación y de repente ella abre la persiana para que entre el sol en mi habitación por el balcón, que está abierto. Le digo que tenga cuidado porque Arhigato, mi gata, puede saltar por el balcón. Pensé que ya se lo había advertido, pensé que Espe ya lo sabía… Pero llego demasiado tarde y no puedo evitarlo. Ahri sale al balcón, al sol y de repente una abeja (quizá un abejorro) vuela cerca de ella y hacia fuera y Ahri salta del balcón intentando atraparlo. Durante un momento me quedo helada por el horror y el pánico. No sé qué hacer, si ir al balcón y ver cómo cae, o correr escaleras abajo e ir a por ella… Me precipito escaleras abajo, saltando las escaleras como loca hasta que salgo a la calle y veo a mi preciosa gatita en el suelo en un charco de sangre oscura. Rezo y pido ayuda a los Ángeles, que, por favor no esté muerta y que se pueda curar. Levanto a mi preciosa gatita siamesa en mis brazos. Veo que sangra por el ano y tiene las patas de atrás manchadas de sangre. Quizá tenga una hemorragia interna y sus heridas seas mortales. Continúo rezando. Está viva. No quiero que sufra. Tengo que llevarla al veterinario inmediatamente pero no tengo coche. Mi amiga Espe dice que me presta su coche y me ofrece las llaves. Aparece otra mujer, una amiga mía (no sé quién es). Toma las llaves de la mano de Espe y me lleva por un subterráneo, a través de sótanos y subsótanos al lugar donde el coche de Espe está aparcado (un parking subterráneo). Me pregunto cómo vamos a subir las escaleras con el coche. También pienso en el veterinario. Hay un veterinario en Olmillos (un pueblo pequeñito, cercano) que trabaja en otra cosa, aunque yo confío en él, pero mi amiga, que está conduciendo mientras salimos del subterráneo, dice que mejor que vaya a otro veterinari@ porque este hombre no cuida de sus propios gatos… Así que pienso en ir a Aranda, donde hay una clínica. Le digo a mi amiga que vayamos a Aranda mientras cuido de Ahri que ahora parece capaz de andar un poco, a pesar de que sus patas delanteras están lesionadas. La recojo del suelo porque no quiero que se haga más daño. Es tan pequeña que puedo abarcarla sólo con la mano derecha. Tengo a mi gata acomodada en mis manos (como si fueran una copa) y rezo por ella mientras la lleno de amor.

            Explorando el sueño:

La conductora, a amiga que no conozco/veo en el sueño es mi nueva “Mayte”. Es la que me está conduciendo fuera de la escasez y del paradigma del antiguo masculino (control) y antiguo femenino (conciencia de víctima) y fuera del miedo. En el sueño se transforma en un Ángel/Maestra Mayte.

Ahrigato significa “gracias” en japonés. Los gatos son felinos. En inglés feelings son sentimientos. Mis sentimientos están saliendo. Mi niña herida que necesita que las cosas y el dolor y las heridas terminen de una vez. Se cae del balcón persiguiendo una abeja, hay un juego de palabras en inglés. Bee (abeja). Be (ser). Mi niña quiere dejar de sufrir y quiere ser, quiere atrapar a mi esencia masculina que es la que manifiesta, la que hace real la creación. Además vivo en un cuarto piso y 4 es el número de la manifestación.

Espe: la Esperanza es lo que me abre para que el Sol pueda entrar en mi habitación, en mi sueño, en mi vida. Me ofrece una manera de seguir adelante y además tiene las llaves (claves). Dejo fuera al hombre, al veterinario que no trabaja de veterinario y no sigue a su corazón, el que está en un pueblo pequeño y decido ir a la ciudad que es más grande, a una veterinaria que tiene su propia clínica. Dejo atrás lo pequeño y lo viejo para seguir a mi intuición a un sitio/espacio mayor, más grande.

Ejercicio de imagery para responder al sueño:

En lugar de apresurarme escaleras abajo debido al miedo (en el sueño es a la izquierda, al pasado), elijo explorar la derecha (futuro): salir al balcón y ver qué pasa.

En el momento que Ahri salta, le crecen alas, pero lo más importante es que está rodeadapor todo tipo de Ángeles, Hadas, Espíritus de la Naturaleza… Es asombroso. A mí también me crecen alas y el Ángel de la Esperanza a mi izquierda y otro Ángel a mi derecha me sacan del balcón y de la pesadilla. Todos batimos las alas una vez y una oleada de Fuego Blanco se difunde por toda la escena como luz y música. Aterrizamos en un prado Verde Esmeralda en medio de una Fuente de Amor. Llamo a tod@s l@s niñit@s heridos que hay en mí a esta Fuente donde las heridas y el dolor se acaban para siempre. Pido Intervención Divina e invoco la Ley de la Unidad, para que todo sea por el mayor bien para todo el mundo. Elijo el Amor. Gracias, gracias, gracias por todo el amor y la sanación.

3 de octubre de 2020
Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información